domingo, 13 de septiembre de 2015

3ª semana en Coban - en periodo de adaptacion

Después de una semana de trabajo, en la que de vez en cuando he estado pensando sobre que escribir, ayer por la noche recibí la inspiración que me faltaba al visitar Casa D’Acuña.

Escribiría acerca de la primera situación que verdaderamente me afecto en Coban. Estuve sufriendo diarrea durante una semana hasta que me harte y me tome una pastilla de Fortasec ( la poderosa ciencia acabo con la puñetera bacteria) pero aun así seguí sufriendo las consecuencias de una alimentación a la que no estaba acostumbrado como por ejemplo alimentos nuevos,  uso de aceites  para freír distintos del de oliva y además lo peor es comer, cenar y desayunar de comedor, esta situaciones provocan ataques de acidez de estomago que te dejan hecho polvo pero esto se corto cuando empecé a vivir en el piso de alquiler y empecé a cocinar para mi.

A continuación os enumerare lo bueno y lo malo para mí de Coban.

  • La fruta y la verdura esta deliciosas, lo malo es que las tienes que lavar en un bol con agua de grifo y un tapón de lejía, si no tienes asegurada una carrera al cuarto de baño mas cercano en la que correrías con velocidades próximas a  las de Ussain Bolt.

  • La carne es exquisita, esta zona es como nuestra Galicia, Asturias o Avila, aunque hagan demasiado la carne pero aun así esta deliciosa.

  • El café es al estilo americano, muy aguado y cuando lleva mucho tiempo hecho también te produce sensaciones de velocidad, si quieres tomar un café como en España debes pedir un expresso.

  • De gin – tonics mejor no hablar pero de rones y tequilas hay variedad y mucha calidad, aunque yo como soy muy atascado sigo en mis trece.  

  • De cervezas es descubierto la variedad negra de Modelo, aquí tienen Gallo, Modelo, Coronita y en algun bar tienen Heineken pero el sabor es ….distinto a las Estrellas Levante o Galicia de nuestra tierra.

  • En pastelería se superan, cada vez que pruebo algo nuevo.

  • En mas de un restaurante  pides una cosa y te traen otra, las pizzas parecen que las hacen en microondas porque la base esta poco tostada, la pasta esta buena pero la boloñesa es su boloñesa, o pides una cosa y luego te dicen que no tienen , pescado no había visto en ninguna carta hasta que llegue al Casa Acuña, allí ayer empezó a cambiar la opinión de los restaurantes, de la comida y de todo lo que tenia de Coban, si me empecé a sentir como en casa, ayer unos camarones, algo de salmón y róbalo a la plancha empezaron a provocar el cambio que lo mejoro aun mas todo un profesional como camarero que nos atendió con una maestría y buen hacer que me hizo sentir como si fuera su invitado y no su cliente. Ese hombre que se parecía con su gorra, sus gafas y su bigote a SuperMario, tuvo detalles como recolocar las jarras de cerveza en sitios mas accesibles para que cogiera todo en la mesa, cuando le pedí que si me podía hacer un Belmonte (ya le llegara el turno de que le enseñe a hacer un asiático) lo hizo una vez y se quedo corto de leche condensada y aun así volvió a hacerlo hasta dejarlo como cuando lo hacen en Murcia.
Solamente esta profesionalidad hizo que para mi fuera mi héroe. Los restaurantes de Coban son preciosos pero lo que de verdad distingue para mi un buen restaurante de uno malo es el servicio y la cocina.

Poco a poco, las barreras van desapareciendo y voy conociendo mejor esta ciudad que parece que estan en cualquier lugar de Europa antes que en Centroamerica. Aqui os dejo unas vistas desde el tejado de mi piso.






Publicar un comentario