jueves, 15 de febrero de 2007

Los frigoríficos podrían ahorrar energía para los días lluviosos

Buenas a todos.

Todos sabéis lo que me gusta el medio ambiente, es por esto que os paso un articulo via maikelnai

muy interesante. aunque de todas maneras tiene un pequeño fallo, lo explico al final del articulo.

Los frigoríficos podrían ahorrar energía para los días lluviosos

Desconectar los frigoríficos podría equilibrar la red eléctrica

Los refrigeradores podrían usarse muy pronto para almacenar algo más que comida: gigawatios de electricidad. Un plan ideado en Holanda podría contemplar la construcción de refrigeradores gigantes, que actuarían como enormes baterías. Estas estructuras almacenarían las oscilaciones en la oferta y demanda de la electricidad creada mediante fuentes renovables.

La idea parece sencilla. Digamos que reducimos la temperatura de todas las grandes cámaras frigoríficas de Europa en solo 1ºC durante la noche, cuando la demanda de electricidad es baja, y luego dejamos que suba ese mismo grado apagando las cámaras durante el día, cuando la demanda está en su mayor nivel. El efecto red haría que todas las cámaras frigoríficas funcionaran como baterías - almacenando potencialmente 50.000 megavatios-horas de energía - y la comida no se derretiría.

Este es el cálculo que ha realizado Sietze van der Sluis, lider de tecnologías de frío y caliente de la organización científica holandesa TNO (The Netherlands Organization for Applied Scientific Research) en Delft.

Van der Sluis dirige ahora un proyecto de investigación llamado “Viento Nocturno”, que intenta poner la idea en práctica. En colaboración con grupos de investigadores energéticos y proveedores en España, Bulgaria y Dinamarca, busca en los frigoríficos una solución potencial a la gestión de los flujos de energía intermitentes e impredecibles, tales como la generada eólicamente.

El problema de las fuentes de energía renovables es que obtienes más electricidad en un día ventoso que en uno calmado, o en un día soleado que en uno nublado. Esto hace dificil integrar esta energía en la red eléctrica, que debe entregar un flujo continuo y gestionar los picos en la demanda. Como resultado de esto, muchas plantas de energía renovable se ven obligadas a almacenar la energía que producen, elevando el agua hasta cierta altura en pequeñas presas, o fabricando hidrógeno (por ejemplo), de modo que puedan ‘guardarla para un día lluvioso’.

Inicio frío

“Siendo un experto en refrigeración, me di cuenta de las posibilidades de usar refrigeradores como almacenes de energía térmica y por ello, como almacenes de energía eléctrica”, comenta Van der Sluis. Únicamente con la capacidad de los refrigeradores de Europa, se podrían manejar más del doble de la capacidad de generación eólica de la Unión Europea proyectada para el año 2010, calcula Van der Sluis.

A finales de este año, el equipo de van der Sluis comenzará un proyecto de demostración ubicando una turbina eólica cerca del mayor refrigerador de Holanda, que se ubica en Bergen op Zoom, una pequeña ciudad del sudoeste del país. No debería de resultar excesivamente complicado desde el punto de vista tecnológico, comenta. En realidad es solo cuestión de desarrollar software que una la temperatura de los refrigeradores con la demanda de electricidad, conectando y desconectando el frigorífico cuando el suministro de la planta eólica y la demanda de los consumidores cambien durante el día.

La idea se basa en algo que ya sucede: los grandes consumidores de electricidad, como los refrigeradores, pueden obtener reducciones en sus costos de electricidad si prometen desconectarse unos minutos durante los períodos de máxima demanda. La idea es aumentar la escala de este proceso a horas en vez de a minutos, y lograr moderarlo cuidadosamente para compensar el suministro eléctrico.

Ubicación, ubicación, ubicación

Los investigadores afirman que es demasiado pronto para decir cual podría ser el potencial de los almacenes de frío, pero no descartan la idea. “Es ciertamente un nuevo elemento a tener en cuenta”, comenta Roger Anderson, investigador en redes eléctricas de la Universidad de Columbia, quien también añadió que resultaba difícil juzgar la cantidad de energía que podría almacenar.

“Creo que merece la pena investigar la posibilidad”, acepta Steven Latendre, experto en economía del almacenamiento de redes eléctricas del Green Mountain College en Vermonto, quien comenta además que la ubicación de los almacenes de frío en relación a la transmisión de la red y a la distribución de los nodos podrían ser un problema.

Existen muchas otras soluciones creativas en la tarea de almacenar la energía de la red. Latendre está trabajando en un método que permitirá a los propietarios de coches eléctricos usarlos como una batería gigante y colectiva para almacenar la transmisión de la red eléctrica. Y en Dinamarca, emplean bombas de calor para convertir el exceso de electricidad en agua caliente, que más tarde es empleada para comensar la producción del suministro y la demanda de energía.

La gran ventaja del uso de los grandes almacenes refrigerados es que no necesita demasiadas inversiones nuevas, comenta Van der Sluis. “Las baterías ya están ahí, sin un coste extra”.

La idea parece sencilla. Digamos que reducimos la temperatura de todas las grandes cámaras frigoríficas de Europa en solo 1ºC durante la noche, cuando la demanda de electricidad es baja, y luego dejamos que suba ese mismo grado apagando las cámaras durante el día, cuando la demanda está en su mayor nivel. El efecto red haría que todas las cámaras frigoríficas funcionaran como baterías - almacenando potencialmente 50.000 megavatios-horas de energía - y la comida no se derretiría pero ...
....pero es precisamente durante el día cuando se abre y se cierra esa cámara frigorífica para trabajar y entrar y sacar mercancía… y al abrir y cerrar se incremetan las pérdidas y no se puede tener la maquinaria parada… Una forma más fácil de ahorrar energía es subir tres veces el precio por Kwh


Publicar un comentario